[15:PF] VELÓDROMO


2010 – TORREJÓN DE ARDOZ [CONCURSO]: povedArquitectos +j. pérez + j. ballester + perretta

Haciendo un análisis crítico de la problemática de ocupación se observan unas evidentes dificultades geométricas que deberemos reinterpretar en positivo, convirtiéndose en génesis de la propuesta. Consecuencia de éstas existen desencuentros urbanos y unos espacios residuales, carentes de uso, y en deterioradas condiciones. Hay también una clara desconexión con la superficie triangular del lado opuesto al acceso, que padecen las instalaciones ciclistas que allí tienden a alojarse.

En este sentido proponemos:

La regularización del acceso principal a través de la eliminación de los dos elementos cúbicos, para acabar compactando en un elemento en continuidad elíptica la reubicación de dicho programa y en el que podremos incorporar los baños adaptados generales, los despachos demandados y locales técnicos y de almacenaje. A la vez en la parte superior se genera una terraza continua en contacto visual con el velódromo y con el exterior como parte del Hall.

Dotarles de uso, y en este sentido proponemos el positivo (Volumen de dos plantas) en el triángulo de acceso y el negativo (vaciado) en el opuesto. Así el primero albergará los vestuarios y control en su base y en primera planta, un espacio diáfano para el programa de aulas con posibilidad de unificarlas por la flexibilidad que le dota el tabique móvil intermedio; mientras que al otro lado el vaciado nos permite generar un aparcamiento, un lugar apropiado donde albergar las instalaciones ciclistas y un lugar de oportunidad para futuras ampliaciones.

La conexión de las partes por medio de la generación de una fisura o calle como hall exterior que dota fluidez con la ciudad, a la vez que potencia la circulación perimetral del velódromo, y la prolongación del túnel de la Pelouse hasta el extremo Norte al cual se accede a nivel. Ésta última operación permite optimizar la comunicación del mundo ciclista con los vestuarios propuestos.

En cuanto a la concepción de la cubrición del Velódromo en sí, proponemos una envoltura aérea única que sin entrar en contacto, respete y potencie las preexistencias. Un volumen en metáfora aerodinámica, contemplable desde la A-2, con identidad para generar una nueva imagen a la localidad y revalorizar el lugar. Una forma construida en base a planta y secciones elípticas, que exprese el perímetro del velódromo al exterior, su condición y su uso. Su curvatura envolvente evita la necesidad de crear cerramientos de fachada ya que es la misma cubierta la que cumple también esa función. Eso refuerza el carácter unitario de la imagen y elimina pues la duplicidad fachada-cubierta.

No obstante, el diálogo con la topografía, la tendencia del subconsciente a cerrar la curvatura en el terreno y el vuelco de 3 grados de la concha, la anclan al lugar.

De valorar es pues la espacialidad y luminosidad interior conseguidas. La cáscara abriga todo el velódromo.

                 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: